superacion personal

IRONMAN 70.3

«Durante catorce semanas entrene, durante catorce semanas me superé y ese 20 de mayo de 2018 cumplí medio sueño, medio Ironman»

Ironman 70.3, fue la prueba de media distancia en triatlon, que realicé el pasado 20 de mayo de 2018, en Calella (Barcelona).

Esta prueba de triatlon se considera una competición de media distancia. Esto quiere decir que su distancia es mas elevada que la distancia Olímpica, que es en la cual se compite en los juegos olímpicos. La prueba Ironman 70.3 consta de tres deportes, la primera disciplina en la cual se compite es la natación, donde te sumerges en un mar rodeado de cientos de competidores durante 1’9 km. La segunda disciplina es la bicicleta, en la cual se pedalea de manera constante durante 90 km, y para acabar el tercer deporte es correr, donde durante 21 km luchas contra tus piernas y cabeza para cruzar el ansiado arco de meta. 

Recuerdo cuando crucé aquel arco de meta, recuerdo el momento de pisar alfombra, ver a mis familiares, pararme, abrazarlos, emocionarme y entrar a meta señalando al cielo. Señalando a mis dos increíbles abuelos, que por desgracia ya no están a mi lado. El momento de cruzar aquel arco quedará siempre guardado en mi corazón. 

Preparar estas pruebas de media distancia requieren de una constancia y fuerza de voluntad inmensas. Entrenamientos antes de ir a trabajar a las cinco de la mañana, entrenamientos al salir de la universidad, a las diez de la noche … Y así un cúmulo de entrenamientos, los cuales tenia que cumplir si quería cruzar el ansiado arco. Fueron catorce semanas de entrenamiento y alimentación especifica. Catorce semanas que tenia que cumplir diariamente con uno o dos entrenamientos. Catorce semanas en la que mi cabeza solo pensaba en aquel 20 de mayo. Los primeros entrenamientos fueron de adaptación, combinando entrenamientos de natación con entrenamientos de fuerza y resistencia, u otros simplemente entrenaba una disciplina pero de manera mas especifica. A medida que se iba acercando el día «D», dia de la competición, los entrenamientos se complicaban, mas tiempo, mas ritmo, y lo que supone, mucho más cansancio. Habían días donde la cabeza y las piernas respondían a la perfección, otros donde fallaba la cabeza, y otros, donde las piernas y el cuerpo no podían mas y tenia que descansar. El hecho de entrenar estas distancias, requiere mucho tiempo de entrenamiento, también de descanso, pero como este deporte simplemente es un hobbie, y no me da de comer; el descanso no era el adecuado. Trabajar, estudiar, entrenar y  lo que conlleva una casa no me permitía organizarme como me gustaría. Aun así, si se quiere se puede.

Recuerdo un entrenamiento que tuve aproximadamente un mes antes de la prueba,  tenia planteado un entrenamiento especifico para ese día, pero los planes cambiaron dos días antes de realizarlo. Me explico:

Hay entrenamientos de estas distancias en los cuales es mejor ir acompañado, por la fatiga que conllevan, por el cansancio mental … El caso es que ese día, tenia que pedalear durante 4 horas entre montañas, y como se trataba de un entrenamiento complicado, por lo explicado anteriormente, decidí apuntarme a una prueba ciclo turista que se celebraba ese mismo fin de semana y me coincidía la distancia (aproximada) de la prueba, con el entrenamiento de ese fin de semana, 125 km y 2000 metros de desnivel positivo acumulado, un buen entrenamiento, el cual duraría un poco mas del tiempo estimado (cuatro horas)  pero me serviría. Me serviría físicamente, para comprobar mis estado en ese momento (un mes antes de la prueba) y a la vez pscologicamente, ya que sabia que habrían momentos duros durante esos 125 km, pero los tendría que superar si quería llegar al 100% el día «D». Como bien he dicho, este fue el planteamiento inicial, al final ese entrenamiento se convirtió en el entrenamiento mas duro que he realizado hasta el día de hoy. Realice los 125 km en bicicleta por la mañana, y tres horas después, me puse otro dorsal y corrí a pie 21 km, en un pueblo cercano al cual realice la prueba ciclo turista. Yo no lo planteé así, pero de manera aleatoria, mediante un sorteo, me tocó un dorsal para correr media maratón, con la coincidencia de que se celebraba en el pueblo de al lado, el mismo día en el cual se disputo la prueba ciclo turista, sabia que seria muy duro, pero me vino como anillo al dedo para realizar un entrenamiento de las dos disciplinas las cuales me sentía más cómodo entrenando. Fueron 35 km mas pedaleando que en Ironman 70.3, que a la hora de realizar la prueba a pie, me pasaron factura, pero tuve que vencer a mi mente y a mi cuerpo para hacerme con la «victoria», victoria de acabar ese gran entrenamiento. No fue el entrenamiento adecuado para este tipo de triatlon, ya que superaba bastante las distancias de la prueba, pero me atreví a realizarlo, al día siguiente de realizar dicha «locura» descansé, mi cuerpo me lo pidió a gritos.

Durante ese mes, estuve convencido que podía superar dicha prueba. Tan solo tenia que;  previamente nadar 1’9 km, restar unos kilómetros en el sector de ciclismo y acabar la media maratón, estaba convencido de mi mismo, por suerte o por desgracia tambien surgieron inseguridades, surgieron miedos los cuales no me dejaban disfrutar de lo que realmente me gustaba, ese miedo el cual cohíbe, ese miedo el cual acompleja … Me surgieron esos miedos, pero gracias a los entremanientos durante tres meses, tuvo coraje y me enfrente a ellos, me enfrente con ganas de superarme, ganas de GANAR, pero no ganar la prueba, ganas de ganarme a mi mismo. 

Llegó el dia esperado, el dia que todas las inseguridades iban a salir de duda, el dia en el que iba a demostrarme que era capaz. Llegó el dia, y con el pistoletazo de salida, acabó un ciclo, y empezaba otro.

Sufrí, reí, lloré, me emocioné, grité y cientos de acciones más, pero la mas importante es que CONFIÉ.

Superé los casi 2 km a nado en un tiempo inferior al esperado, superé con ganas y fuerza los 90 km pedaleando entre las montañas del norte de Barcelona y por ultimo superé los 21 km que me separaban de aquel ansiado arco.

Durante catorce semanas entrene, durante catorce semanas me superé y ese 20 de mayo de 2018 cumplí medio sueño, medio Ironman.

 

 

 

 

 

 

 

.